jueves, 14 de febrero de 2013

Efímero Atardecer


He basado incontables decisiones en meras apariencias, optando por lo estético, por la mentira endulzada con el más fino de los placeres inmediatos que al emprender retirada deja un sabor en la boca… muy similar a la desolación.

Maquillaje, prosa ensayada y tiesos encantos. Me he cansado de las apariencias, que si bien, son una nimia advertencia de lo que el ser en cuestión pretende, si mal… una nimia advertencia de lo que el ser en cuestión pretende…

Las lecturas humanas tienden al fracaso, la imperfección nos rige por completo cuando carecemos de rumbo, cuando carecemos de algún destino.

He abusado incontables veces del vicio lujurioso, de la rústica mirada periférica o “de reojo”, de recalcitrantes pensamientos carentes de sobriedad que me conducen al borde de la insanidad casi perpetua.

Como el payaso cuyo maquillaje llora finge una sonrisa al infante que se le aproxima curioso,como las solitarias mujeres abusan del azúcar para suplicar en silencio. Todo parece predicar un falso contento, un falso esto o aquello…

Predicar con el ejemplo adverso, predicar para exigir lo contrario a lo enseñado y diseñado… Como quien buscare odiar y recibir afecto cual moneda de cambio.

He circundado a las apariencias en las lejanías del ficticio “semi-olvido”, esquina con “si claro”. Hoy han venido ellas a tocar a mi puerta. Traen varios regalos y piden perdón…
Puedo mirar con claridad como sostienen un ramo de flores con la derecha y como ocultan la izquierda tras la espalda…

Puedo observar nuevamente. Un nuevo juicio, presumiblemente…

¿Presumiblemente?

Y yo, triste, les cierro la puerta. Suelto una carcajada y aguzo el oído. Es la música la que importa….

No hay comentarios: